Blog

antoniom
24/02/2018
Piercings No hay comentarios

Historia del piercing

El piercing es actualmente uno de los accesorios de moda más demandados por parte de personas de todo el mundo. Aunque en la actualidad su función es meramente estética, lo cierto es que el piercing ha tenido un gran componente religioso y cultural a lo largo de la historia.

Su origen se remonta a los rituales de iniciación a la vida adulta en las sociedades tribales. El paso e la adolescencia a la madurez tiene un vínculo muy estrecho con la capacidad de tolerar el dolor, por lo que los piercings son muy habituales en este tipo de rituales. Uno de los mejores ejemplos es una tribu de Borneo, en la que los jóvenes se realizan perforaciones en los genitales para colocarse implantes de hueso en el glande.

Origen y evolución del piercing a lo largo de la historia

Aunque hay distintas versiones sobre cuál es el origen de los piercings, la más extendida y aceptada de todas es la que señala que fueron los mayas los primeros en agujerearse diferentes zonas de su cuerpo para colocarse este tipo de accesorios. En esta sociedad los piercings en la lengua y en los genitales formaban parte de un ritual sumamente sangriento. También era común que los más devotos se perforaran la piel en diferentes festividades religiosas.

Para los mayas, los piercings tenían un gran significado. Gracias a ellos rompían los límites del egoísmo y alcanzaban un nuevo estado de conciencia.

La época victoriana

Así, los piercings continuaron evolucionando a lo largo de la historia, formando una parte importante de numerosas civilizaciones y sociedades de todo el mundo. A Europa llegaron en la época victoriana; por aquel entonces, las perforaciones eran habituales en zonas como los pezones o el pene. Buena prueba de ello es que el piercing en el pene lleva el nombre de Príncipe Alberto, el marido de la Reina Victoria de Inglaterra; se dice que él llevaba un anillo en el pene, el cual le permitía colocar de forma correcta sus genitales a la derecha o a la izquierda en los pantalones tan estrechos que se vestían en la época.

Siglo XX y XXI

Ya en el Siglo XX, los piercings en la lengua, en los pezones y en los labios se volvieron muy populares en Alemania después de la Segunda Guerra Mundial.

No obstante, su verdadera época de apogeo llegó en los años 70 gracias al movimiento punk que tuvo lugar en Europa. Todas aquellas personas que se sumaron a él apostaron por los piercings como un acto de rebeldía y disconformidad con las reglas establecidas por la sociedad. A partir de entonces, numerosos colectivos apostaron por ellos para mostrar su disconformidad con la sociedad en su conjunto.

Los piercings en la actualidad

Ya a finales del Siglo XX los piercings tomaron el papel estético del que siguen gozando a día de hoy. En los últimos años, este tipo de decoraciones han dejado de verse como algo propio de personas marginadas de la sociedad. Es más, la industria de los piercings y tatuajes ha crecido a un ritmo de vértigo.

Además, es un sector que está innovando muchísimo, lanzando nuevas modalidades decorativas de forma continua. Una de las últimas tendencias es el implante de objetos para la piel para así variar la superficie.

Los diferentes tipos de piercing a lo largo de la historia

No todos los tipos de piercing que conocemos a día de hoy han nacido en la misma época, ni han evolucionado de la misma manera.

  • Septum: se conoce como tal al aro que se coloca debajo del tabique nasal; es uno de los tipos de piercings más populares en la actualidad, tanto entre hombres como entre mujeres. Su origen se remonta a sociedades tribales de India, África, Polinesia y Sudamérica. Se colocaba para cerrar de manera simbólica el sistema respiratorio de las personas para que no pudiesen ser poseídas por espíritus malignos.
  • Labio superior: el piercing del labio superior procede de algunas civilizaciones de países africanos como Kenya, Zambia y Camerún.
  • Ombligo: a Occidente este tipo de piercing no llegó hasta el Siglo XX. Los primeros en utilizarlo fueron los aristócratas y sacerdotes egipcios como símbolo de su nobleza.
  • Pezones: las mujeres de la época victoriana los utilizaban para estilizar su figura y aumentar el volumen de sus pechos.
  • Lengua: este es uno de los más populares entre el público femenino en la actualidad. Es uno de los más antiguos del mundo, cuyo origen se remonta a la civilización maya.

Por lo tanto, la historia del piercing se remonta a miles de años de antigüedad. Actualmente, este tipo de decoración es tendencia en prácticamente todo el mundo; muchísimos hombres y mujeres apuestan por hacerse un piercing para decorar alguna parte de su cuerpo, como el ombligo, la nariz, el ombligo o el pezón, entre otras muchas.

Comentario