Blog

antoniom
24/02/2018
Piercings No hay comentarios

¿Duele mucha hacerse un piercing?

Actualmente, el piercing es uno de los tipos de decoración corporal más populares de todo el mundo, tanto entre hombres como entre mujeres. Con un objetivo puramente estético, cada día miles de personas a nivel global apuestan por hacerse una perforación en una determinada zona de su cuerpo.

Una de las preguntas más habituales a la hora de hacerse un piercing es si duele o no; generalmente, es una de las cuestiones que más preocupan. La gran mayoría de las personas, cuando piensan en perforaciones, automáticamente las relacionan con dolor y miedo.

Pues bien, lo cierto es que se trata de una perforación. Por lo tanto, hacerse un piercing sí que resulta un tanto doloroso, aunque en la gran mayoría de los casos el dolor es soportable.

Los 3 piercing menos doloros

Si estás pensando en hacerte un piercing pero no quieres sentir un dolor excesivo, lo mejor es que apuestes por uno de los siguientes; son los menos dolorosos de todos.

  • Oreja: es el piercing más común, tanto en la actualidad como a lo largo de la historia; también es el menos doloroso de todos. La perforación se realiza en el lóbulo de la oreja, y generalmente se colocan aros o anillos a modo de decoración.
  • Labio inferior: el dolor generado a la hora de hacerse un piercing en el labio inferior es de muy baja intensidad. Esta es una de las principales razones por las que cada vez más hombres y mujeres apuestan por él. Además, tiene una cicatrización muy rápida, lo cual es una gran ventaja.
  • Labio superior: el piercing en el labio superior tampoco resulta muy doloroso; aunque sí es cierto que el nivel de dolor es un tanto superior al del labio inferior. Su cicatrización también es muy rápida.

Los 5 piercings más dolorosos

Hay determinados puntos del cuerpo que son muy sensibles, en los cuales hacerse un piercing resulta extremadamente doloroso. A continuación señalamos cuáles son las cinco zonas del cuerpo en las que más duele hacerse una perforación de este tipo.

  • Campanilla: lo cierto es que duele de sólo pensarlo. Se trata de una de las zonas menos accesibles para hacerse un piercing. En la campanilla hay un amplio abanico de terminaciones nerviosas, de forma que podemos hacernos una idea de cuánto duele hacerse un piercing en ella.
  • Párpado: se trata de uno de los lugares más extraños para hacerse un piercing, y también uno de los más dolorosos. Además, resulta sumamente peligroso por lo cerca que se encuentra del ojo.
  • Pezones: el piercing en el pezón es uno de los más habituales de todos, tanto entre hombres como entre mujeres. Los pezones son sumamente sensibles y, además, la aguja debe atravesar una gran cantidad de piel. Lo cierto es que no resulta tan doloroso el momento de la perforación, sino la cicatrización posterior. Tanto al sacar como al introducir la polera, el roce al final es inevitable, generando una gran sensación de dolor.
  • Septum: se conoce como septum al cartílago que tenemos justo en medio de la nariz; a ambos lados del mismo se encuentran las fosas nasales. De ahí que el piercing en esta zona se denomine septum. Se trata de un cartílago, a lo cual hay que sumar el hecho de que se encuentra en la nariz, una de las zonas más sensibles del rostro. Se trata de uno de los piercings más doloroso de todos porque atraviesa una zona con un amplio abanico de terminaciones nerviosas.
  • Lengua: el piercing en la lengua también es muy popular, sobre todo entre el público femenino. La lengua es una zona muy sensible, por lo que una perforación en la misma resulta muy dolorosa. Además, este es uno de los piercings que más posibilidades tiene de infectarse ya que está en contacto directo con los alimentos, así como con otras bacterias y microorganismos presentes en la boca.

Consejos para hacerte un piercing

A continuación explicamos una serie de tips que recomendamos tener en cuenta a la hora de hacerte un piercing.

  • Lo más importante es que el lugar en el que vayas a hacerte la perforación sea de confianza; de esta manera, te aseguras que los materiales que utilizan son de buena calidad y, además, mantienen una higiene óptima en el local.
  • No es una buena opción hacerse una perforación en zonas de la piel en las que presentes algún tipo de problema, como por ejemplo alergias o granos, entre otros.
  • Por supuesto, es esencial que el piercing no sea alérgico para la piel; los mejores materiales son el acero, el oro, el platino y el titanio.
  • Una vez realizada la perforación, debes recordar en todo momento que el piercing es como una herida para la piel, y debes cuidarla con sumo cuidado.
  • Si en algún momento tras la perforación notas cualquier tipo de problema, como por ejemplo inflamación en la zona, dolor y fiebre, es importante que acudas al médico cuanto antes.
  • Y, por último, a modo de recordatorio, merece la pena tener en cuenta que una vez te realizas un piercing durante un año.

Por lo tanto, ante la pregunta de si hacerse un piercing duele o no, lo cierto es que no hay una respuesta absoluta. Depende básicamente de dos factores: de la capacidad que tenga cada persona para asimilar el dolor, y de la zona en la que se vaya a realizar la perforación.

 

Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.