Tattoos de Geisha

La Geisha es uno de los iconos de la cultura milenaria japonesa. Son consideradas unas verdaderas artistas, algo similar a una obra de arte en movimiento. Aunque en Japón su figura está ampliamente extendida y aceptada, lo cierto es que en Occidente se trata de una figura que aún a día de hoy sigue despertando muchísimas incógnitas y cuestiones por resolver

¿Qué es una Geisha?

La palabra Geisha como tal proviene de los fonemas chinos “Gei”, que significa arte o habilidad, y “Sha” que significa persona. Por lo tanto, si nos remitimos al significado literario de la palabra, nos encontramos con una persona con habilidad en diferentes artes.

El origen de las Geishas se remonta a las bailarinas ambulantes de teatros, quienes se vestían con kimonos de seda; sus funciones principales giraban en torno a los samuráis, a quienes debían servirles el té y bailar. Si hay algo que realmente las caracteriza es su rostro pintado de blanco. Aunque parezca increíble, lo cierto es que las Geishas comenzaron siendo hombres; se les denominaba Honkos y fueron poco a poco desapareciendo, dejando paso a las mujeres.

Las Geishas viven en unas viviendas denominadas kiyas, situadas en barrios denominados hanamachi, los Barrios del Placer. Estos Barrios el Placer surgen después del auge económico que surgió en Japón en la época Edo.

A pesar de lo que muchos piensan, las Geishas no son prostitutas; ellas se dedican únicamente a las artes.

Otro matiz que merece la pena aclarar tiene que ver con la diferencia entre Maikos y Geishas. Pues bien, una Maiko es una aprendiz de geisha; tiene un maquillaje de color blanco, y tanto su kimono como su peinado han sido muy bien elaborados. Pues bien, en algunas ocasiones la figura de la Maiko se confunde con la de la verdadera Geisha.

¿Qué significan los tatuajes de Geisha?

Si estás pensando en hacerte un tattoo de una Geisha y quieres conocer los diferentes significados de esta figura, te los contamos a continuación.

En líneas generales, los tatuajes de Geishas son muy ricos en detalles y están cargados de significado y simbolismo. Son diseños muy recargados y cuidados, que requieren de una gran destreza por parte de los tatuadores. Aunque puedes apostar por un tattoo en negro, lo cierto es que el verdadero encanto de los tatuajes de Geishas es el color, con el rojo en los labios como principal protagonista.

● Fertilidad: la Geisha guarda una relación muy estrecha con la fertilidad. Se cuenta que el color de sus labios simboliza la fertilidad femenina, y que las Geishas lo utilizan a modo de protección de sus órganos reproductivos. Sin duda, uno de los significados más especiales que se le pueden dar a este tatuaje. Así, si eres un gran amante de las culturas orientales y sientes una gran fascinación por la figura de las Geishas, puedes animarte a grabar este diseño en tu piel como forma de proteger tus órganos reproductivos y garantizar tu fertilidad.
● Feminidad: la figura de las Geishas siempre ha estado relacionada con la feminidad. Se trata de un símbolo muy especial del empoderamiento de la mujer en el mundo. Sin lugar a dudas, un tattoo lleno de simbolismo.
● Encanto y misterio: una Geisha ha sido desde siempre una figura representativa del encanto y del misterio. Tal y como hemos señalado, son muy pocas las personas en el mundo que han llegado a descubrir su verdadero secreto. Así, si te defines como una persona misteriosa, a la que no le gusta demostrar ni mostrar sus encantos de forma abierta, este tipo de tatuajes son perfectos para ti ya que encajan muy bien con tu personalidad.

En líneas generales, los tatuajes de Geishas son de gran tamaño; por lo tanto, lo mejor es buscar zonas del cuerpo amplias para grabarlos, como por ejemplo los muslos, la parte superior del abdomen, o las costillas.

Una de las opciones más habituales en cuanto al diseño es representar la Geisha protegida por un samurai noble, quien tiene el deber de protegerla de cualquier tipo del mal que ose acecharla. La figura de la Geisha también se puede acompañar de otras figuras de la mitología china, como por ejemplo los dragones o los demonios.

La zona del cuerpo en la que quieres hacerte un tatuaje es una decisión muy personal. Depende de lo más o menos vistoso que quieres que sea el tattoo, así como de tu grado de tolerancia al dolor; y es que hay zonas del cuerpo en las que hacerse un tattoo resulta más doloroso que en otras.