Blog

antoniom
26/09/2016
Graffiti Blog No hay comentarios

¿Por qué el graffiti es ilegal?

El graffiti es entendido por gran parte de la sociedad como una manifestación artísticas. Por eso, es difícil comprender porque para muchos otros es visto como una actividad ilegal. Sin embargo, utilizando un poco el sentido común se entiende que los dueños de los muros donde suelen aparecer estas pintadas, o las empresas dueñas de los trenes, no quieren ver su propiedad modificada por un tercero. Es entonces donde surge el problema entre los artistas callejeros que quieren dejar sus mensajes en un medio físico tan notable como es un gran mural, y los dueños de los muros que no quieren ver graffitis modificando sus fachadas.

El mero hecho de modificar un muro o persiana sin avisarle a su dueño ya constituye un crimen, y también aparecen muchos críticos sobre la contaminación visual que ocasionan la sucesión indiscriminada de graffitis en una misma zona de la ciudad o incluso en un mismo paredón.

La ilegalidad es la esencia del graffiti

Numerosos artistas callejeros que se dedican a hacer graffitis sostienen que la esencia misma del graffiti es la ilegalidad, por eso siempre será un arte marginal. Ya sean firmas, diseños de objetos o mensajes completos expresados de forma visual, los graffitis siempre tienden a ser creaciones ubicadas en muros y vagones que son transformados sin permiso de sus dueños, de allí la ilegalidad. También está el hecho de que son los propios artistas los que quieren demostrar que pueden burlar las reglas para dejar sus mensajes a la vista de todos, así como sus pseudónimos o firmas. Entonces, cuando pensamos en las razones detrás de la ilegalidad del graffiti, encontramos su razón misma de ser: mensajes que queremos mostrar al público en lugares que de otra forma difícilmente podríamos utilizar.

Si bien hoy hay una buena parte de la sociedad que acepta los graffitis y hasta permitiría que sus paredes fueran modificadas por estos artistas, la esencia para muchos sigue estando en desafiar a las autoridades e intentar llegar con un graffiti allí donde todavía nadie lo ha hecho. Por supuesto que en medio de esta búsqueda artística y expresiva aparecen personas que solamente hacen del graffiti una forma de vandalismo sin ningún otro fin que modificar o arruinar las creaciones de otros. Esa es la lucha que se debe dar en el seno de los que realmente aman el graffiti. Diferenciar las expresiones artísticas de los burdos intentos de arruinar una fachada o simplemente dejar un manchón que no tiene ningún fin artístico en sí mismo.

Si te gustan los graffitis, te recomendamos leer

Graffiti de Font
Bansky
¿Qué es una Crew de graffiti?
¿Qué programas se utilizan para hacer graffitis?

Ciudades en las que te recomendamos contratar grafiteros profesionales

Zaragoza
Valencia
Ibiza
Salamanca
Barcelona
Madrid

Comentario