Montana Colors

La empresa catalana Montana Colors inició su actividad en 1994 con un objetivo clarísimo: sus impulsores estaban preparados para defender la escena del graffiti en un contexto poco amable en el que todo writer era considerado un vándalo. Así pues, lo primero que hicieron fue hablar con los grafiteros y conocer sus exigencias; luego lanzaron al mercado el primer aerosol de pintura que, según ellos, podría satisfacer a estos writers por su extraordinaria calidad y su bajo precio.
Como estas primeras latas cuajaron, el nombre de Montana Colors ganó popularidad muy rápidamente por toda Europa. Los grafiteros viajaban a España desde Francia, Alemania, Italia y Suiza para hacerse con estos aerosoles. Montana Colors cuenta en su web (www.montanacolors.com) que los artistas callejeros regresaban a sus países “con los maleteros de sus vehículos completamente llenos”.

Montana Colors y sus productos hoy

Desde ese momento hasta hoy, Montana Colors ha ganado una gran presencia a nivel internacional. La marca está presente en más de 60 países y tiene puntos de venta oficiales en lugares tan lejanos como Montreal, México DF, Santiago de Chile, Sidney, Tokyo, Rio de Janeiro o Sao Paulo. Por supuesto, también cuenta con puntos de venta oficiales en varios rincones de Europa: Barcelona, Madrid, Sevilla, Montpellier, Bruselas, Ámsterdam, Nottingham, Lisboa… Por no hablar de las muchas tiendas de pintura y bricolaje que han querido añadir los artículos de Montana Colors a su carta de productos.

Los aerosoles de Montana Colors

Aunque fabrican varios utensilios para uso artístico, Montana Colors es conocida especialmente por sus espráis de pintura. No obstante, la empresa se presenta en su web como “la primera marca de pintura especializada en graffiti”; el resto de fabricantes de pintura no encontraban ninguna rentabilidad a producir aerosoles para graffiti allá por los 90. Afortunadamente para los catalanes, sus compañeros de sector se equivocaban: hoy, Montana Colors cuenta con diez latas diferentes para grafiteros y artistas en el mercado.

Montana Colors comparte en su web oficial (www.montanacolors.com) mucha más información sobre cada una de estas latas y sobre su compatibilidad con unas u otras boquillas.

MTN PRO, una lata aparte

Además de los aerosoles anteriores, Montana Colors también ha desarrollado una lata que merece estudiarse por separado: el spray MTN PRO. Se trata de un aerosol con un carácter muy técnico, que ofrece soluciones prácticas y profesionales en sectores como el bricolaje, las manualidades, el mantenimiento industrial, la automoción o la náutica.
Las latas de MTN PRO están clasificadas según las siguientes gamas:

Más material para writers: los markers

Los markers o takers son una herramienta fundamental para writers o para tareas artísticas como la rotulación a mano. Sabedores de esto, en Montana Colors no se han quedado atrás y han desarrollado una serie de rotuladores muy interesantes para graffiti:

El resto de rotuladores de esta marca pueden rellenarse con tinturas como las siguientes:

Filosofía Montana Colors

Montana Colors fabrica sus productos exclusivamente desde Barcelona, con un equipo humano compuesto por 170 personas y orgullosamente paritario (con 88 mujeres y 82 hombres). La media de edad de los trabajadores de Montana Colors es de 37 años.
Cada uno de los trabajadores de Montana Colors, según explica la firma en su web, “cree en el trabajo bien hecho y en el respeto por nuestro entorno”. De hecho, esta marca dice exigirse muchísimo por el bien del medio ambiente y en favor de la salud del grafitero. Cuentan con la certificación ISO 9001 en su sistema de gestión de calidad y con la ISO 14001 que avala su compromiso con la naturaleza. Además, han desarrollado el icono Keep The Planet Clean, con el que quieren incitar a recuperar los aerosoles vacíos, ya que todos sus espráis son producidos con componentes reciclables.

Nombre, dirección, teléfono y correo electrónico

A pesar de que su actividad se inició en el año 1994, esta marca se registró con el nombre de Montana Colors en 2012. Anteriormente, a esta marca se le conocía solamente como Montana, pero sus propietarios se vieron en la necesidad de rebautizarla por problemas con la empresa competidora Montana Cans, natural de Alemania. Según cuentan, Montana Cans quiso comprar la Montana española sin suerte y, ante su negativa, les puso la zancadilla denunciando que el nombre de Montana ya había sido registrado hacía unos cuantos años por una empresa suiza. De esta manera, la Montana española comenzó a utilizar las siglas MTN para evitar problemas e identificar sus productos hasta que, en 2012, registró la firma Montana Colors.
Como ya sabes, la sede central de Montana Colors está en Cataluña. La dirección exacta de su oficina principal es: MONTANA COLORS, S. L.; Polígono Industrial Clot del Tufau, Nº4; 08295; Sant Vicenç de Castellet, Barcelona.
Es posible contactar con sus responsables a través del número de teléfono 938 33 27 87 o enviando un correo electrónico a: montana@montanacolors.com.