Blog

antoniom
04/02/2018
Blog de Tatuajes No hay comentarios

Kiko Rivera luce un nuevo tatuaje en honor a su hijo

En los últimos años los tatuajes han cobrado una cada vez mayor relevancia. Más allá de ser un simple elemento de decoración sobre la piel, son muchísimas las personas que apuestan por tatuajes que cuentan su historia y transmiten sus valores y su personalidad. Una forma de expresión que está cada vez más extendida y que va ganando adeptos a pasos de gigante.

Uno de los mejores ejemplos de ésto es Kiko Rivera. Uno de los personajes más mediáticos de nuestro país y del que conocemos muchísimas cosas gracias a su cuenta de Instagram. Utiliza su perfil en la red social para promocionar sus conciertos de DJ, enviar mensajes a sus fans, y también para mostrar sus tatuajes.

Kiko Rivera se tatúa a su hijo Francisco

Lo cierto es que Kiko Rivera es un verdadero fan de los tatuajes. Algunos de los que se ha hecho hasta ahora han generado un gran revuelo en redes sociales, con personas a favor y en contra de los mismos. Pues bien, el último tatuaje por el que ha apostado el hijo de Isabel Pantoja ha dejado a todo el mundo sin palabras; una imagen de su hijo Francisco abrazado a él. La publicación en Instagram ha venido acompañada por un texto: “Te llevo en mi corazón y ahora en mi piel. No sabes cuanto te amo hijo”.

El retrato está rodeado de una serie de frases y símbolos cargados de significado. En la parte superior se lee el texto “Tu alma vive en mí”, junto con un reloj que indica la fecha de nacimiento de Kiko.

Hay algo que a todo el mundo le ha llamado la atención, y es que ha desactivado los comentarios de la foto. Parece que Kiko Rivera ha aprendido de sus errores del pasado, y ha optado por desactivar los comentarios para no tener que hacer frente a críticas y opiniones negativas sobre su nuevo tatuaje.

Los tatuajes de la polémica de Kiko Rivera

Tal y como hemos señalado, el DJ es un verdadero fan de la tinta. Ha habido dos tatuajes que han causado una gran polémica en redes sociales y en televisión.

Por un lado, el tatuaje en el brazo en el que se puede observar a una mujer pidiendo silencio; toda una declaración de intenciones de que le importa bien poco todo lo que digan de su persona.

Y, por otro lado, el ojo de su hija Ana tatuado en la mano, algo que no gustó demasiado a nadie. Una vez colgó la foto del tatuaje en Instagram, la plataforma se llenó de mensajes negativos y críticos en los que criticaban el comportamiento de Kiko Rivera.

Comentario