Blog

antoniom
30/06/2018
Street art No hay comentarios

Mural beso Barcelona

“El mundo nace en cada beso” es uno de los murales más conocidos del mundo, y se encuentra en la ciudad de Barcelona. En realidad se trata de un fotomosaico ubicado en la la plaza de Isidre Nonell, en el distrito de Ciutat Vella de Barcelona. Miles de turistas interesados por el mundo del arte urbano que visitan Barcelona se acercan hasta aquí para admirar en primer persona esta obra de arte. Fue realizado por el fotógrafo Joan Fontcuberta y el ceramista Antoni Cumella en 2014.

Historia del Mural del Beso en Barcelona

El origen de esta obra se encuentra en varios Siglos atrás, concretamente en la Guerra de Sucesión Española, que comenzó un 11 de septiembre de 1714, y que dio lugar a la celebración del Día de Cataluña. Así, la fotocomposición se realizó con motivo del tricentenario de dicho acontecimiento.

Fue una propuesta del fotógrafo Joan Fontcuberta en colaboración con El Periódico de Catalunya. Consistía en crear un mural compuesto de varias fotografías aportadas por los lectores de El Periódico y que, en su conjunto, formarían una imagen. El tema que se solicitó para el envío de las fotografías fue “vivir libre”.

Así, con el aporte de los lectores se formaron 4000 teselas de cerámica, las cuales se distribuyeron en 50 filas de ochenta teselas cada una, que en conjunto forman la imagen de unos labios besándose. La obra se instaló en un muro próximo al jardín particular de una casa de la plaza de Isidre Nonell.

En un principio se instaló de manera efímera. No obstante, fue tal la sensación que causó y el gran público que atrajo que el Ayuntamiento de Barcelona optó por dejar “El mundo nace en cada beso” de manera permanente. El mural fue inaugurado el 3 de julio de 2014 por el alcalde de Barcelona, Xavier Trias.

Justo al lado del mosaico hay una placa con la siguiente inscripción: Este fotomosaico mural ha sido realizado con la contribución de miles de ciudadanos que han aportado imágenes personales interpretando el lema “momentos de libertad”. El proyecto forma parte de la conmemoración del Tricentenario de los hechos de 1714 en Barcelona. El ruido de un beso no es tan ensordecedor como el de un cañón, pero su eco es más duradero.

Arte urbano en Barcelona

En Barcelona encontramos otras muchas obras de arte urbano dignas de admiración, como la decoración mural del Green Indoor Park Granollers de la mano de Berok. Se trata de uno de los proyectos más grandes y largos en los que ha participado el artista; casi siete meses pintando más de 10.000 metros cuadrados. El resultado no puede ser más espectacular; el cambio de una fábrica antigua a un verdadero paraíso para niños, jóvenes y todos los amantes de los deportes extremos. Para la zona infantil optó por un mural de fondo marino precioso para los más pequeños.

 

Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.