Tatuajes de henna

Significados de Tatuajes de Henna

La henna es un tinte natural de color rojizo que se emplea para el cabello y que además se usa en una técnica de coloración de la piel llamada mehndi. Se hace con la hoja seca y el peciolo triturado de la planta Lawsonia alba Lam , que es un arbusto de unos dos metros de altura, ramoso, con hojas casi persistentes; flores pequeñas, blancas y olorosas y por frutos, bayas negras, redondas, del tamaño de un guisante. Este tinte obtenido es de uso común en India, Pakistán, Yemen,  Oriente medio y África del Norte.

El tatuaje de henna es un nombre figurativo, ya que los verdaderos tatuajes se realizan con aguja  u otros útiles que inyectan tinta o pigmentos debajo de la epidermis.

Los tatuajes de henna  consisten en aplicar la pasta de henna con sus pigmentos sobre la superficie de la piel. Son indoloros y temporales.

La henna ha sido utilizada desde la Edad del bronce, para darle color a la piel, al pelo, a las uñas, a los cueros de los animales y a las fibras naturales para hacer tejidos. Originalmente, se usaba solo en las palmas de las manos de las mujeres, pero pasando el tiempo , también fue usada por los hombres.

Hoy se emplea en muchos lugares del mundo, en festivales y celebraciones religiosas.

Los patrones del diseño son bastante complejos y bellos y bastante diferentes según la zona. Hay típicos diseños árabes, pakistaníes, marroquíes e indios. En algunas culturas se emplea como adorno nupcial.

En su historia , el tatuaje de henna ha servido como un símbolo de buena suerte y salud. Las mujeres han mezclado esta pasta con aceite esenciales para cubrir manos y pies , con la intención de alejar el mal, promover la fertilidad y atraer la buena energía.

La aplicación de henna proporciona brillo al cabello, le da  más cuerpo y volumen, además de un bello matiz rojizo; el pelo es más fácil de desenredar. Se puede emplear como conservante de pieles y telas y como repelente de algunos insectos.

Cuando se aplica sobre la piel, tiene un color anaranjado pálido, pero con el paso de las horas se vuelve de color rojizo. Puede tardar unas horas en alcanzar el color final, pero va cambando y palideciendo al pasar los días. La pasta penetra las células muertas  de la capa córnea de  la piel. La duración de este tinte es de unos días, pero varía en función del PH, del grosor de la piel,  de la zona del cuerpo elegida y del contacto con el agua y el jabón.

El color del tatuaje varía según sea el lugar de procedencia, los hay más rojizos y otros más amarronados.  Algunos tatuadores de henna envuelven  la zona tatuada, dejándola tapada durante 2 a 6 horas, e incluso toda la noche. Adquirirá su color definitivo cuando la oxidación actúe. El color  final, marrón rojizo, dura de una a tres semanas y si se hidrata la piel con aceites naturales puede alargarse su vida.

Las palmas de las manos y los pies son lugares más habituales, después aparecen los antebrazos, la parte superior de la mano y las piernas. En el resto del cuerpo deja un tono naranja u ocre, pero nunca tiene una definición igual. Si se expone al sol o se le aplica calo , aumenta la duración del tatuaje.

Su carácter efímero hace que los diseños puedan ser cambiados cada poco tiempo  y podamos elegir dibujos, modas y tendencias. Los más tradicionales tienen fantásticos, sofisticados e intrincados diseños.

Para hacerse un tatuaje temporal negro se emplea la tinta de un fruto amazónico huito o jagua y desaparece en unos 4 o 5 días. La henna auténtica nunca es negra.