5 Pointz

5 Pointz es uno de los edificios más conocidos en el mundo del arte urbano a nivel global. Un espacio mural situado en 45-46 Davis Street, en Long Island, en la ciudad de Nueva York. El edificio se inauguró a finales del Siglo XIX; por aquel entonces albergaba la fábrica Neptune Meter, dedicada a la fabricación de medidores de agua.

A finales de la década de los 70 del Siglo XX, Jerry Wolkoff se hizo con la propiedad; y, en los 90, comenzó a alquilar espacios a artistas, que los utilizaban a modo de estudio. Así, poco a poco el exterior del edificio comenzó a convertirse en un gran mural de arte callejero, en el que los distintos artistas plasmaban sus gustos y preferencias, y, además, reivindicaban su descontento con la sociedad, sobre todo en lo relativo a la política y a la economía. El edificio se ganó el nombre de “5 Pointz” en 2002, cuando el artista de graffiti Jonathan Cohen comenzó a usar el apodo como una referencia a los cinco condados de la ciudad de Nueva York.

Fue en 2013 cuando Jerry Wolkoff tomó la decisión de demoler el edificio. Un anuncio que desencadenó una oleada de protestas en la ciudad, e incluso los artistas presentaron una demanda contra Jerry Wolkoff. Finalmente, el edificio se demolió en 2014.

Historia y origenes de 5 Pointz

Fue en el año 1892 cuando se abrió la fábrica Neptune Meter Company of Long Island City, dedicada a la producción de medidores de agua. Debido al auge del negocio, pocos años después, la compañía se trasladó, de modo que el edificio quedó abandonado.

Poco después el edificio volvió a la vida gracias a los artistas callejeros. Fue Pat Dilillo, quien trabajaba en Grafitti Terminators, una de las compaías que más se esforzaba por eliminar los graffitis ilegales de los espacios públicos de la ciudad, quien se dio cuenta de que aquello no eran simplemente actos vandálicos, sino que eran obras de arte.

Así, en 1993 fundó la Phun Phactory Aerosol Art Corporation, una asociación sin ánimo de lucro dedicada a la promoción del graffiti y las artes murales.

Gracias a esta iniciativa, el edificio empezó a llenarse poco a poco de color. Los artistas callejeros neoyorkinos se vieron atraídos hacia él ya que tenían la oportunidad de plasmar su arte en sus muros sin ser acusados de vándalos. Podían crear sus obras a plena luz del día. Así, con el paso de los años, la fábrica pasó a convertirse en una exposición dedicada al arte del graffiti.

En el año 2002, el artista Jonathan Cohen, tomó las riendas. El artista comenzó a gestionar los muros del edificio, que a partir de entonces pasó a denominarse 5 Pointz. A partir de entonces empezó a convertirse en la Meca del grafitti. Muchísimos locales y turistas amantes del arte urbano se acercaban hasta el edificio para admirar las obras.

El fin de 5 Pointz

No obstante, en 2013 Jerry Wolkoff decidió demoler el edificio. Una decisión que no gustó a nadie ya que suponía arrebatar 20 años de historia de la ciudad de Nueva York.

Antes de demolerlo, Jerry Wolkoff acudió a 5 Pointz custodiado por miembros del departamento de policía a encalar los muros de un blanco desolador. Explicó su acción señalando que era el modo menos cruel de acabar con ello antes de proceder al derribo, evitando así el sufrimiento de ver cómo, pieza a pieza, el arte se precipitaba hacia el suelo.

Los artista trataron de demandarle acogiéndose a la ley de la propiedad artística; mientras que Wolkoff se acogió a la propiedad material. Finalmente, el edificio se demolió en 2014.

Ahora Wolkoff ha ofrecido a los artistas volver a decorar los muros en el edificio que va a construir en el lugar en el que estaba 5 Pointz; no obstante, muchos afirman que nadie volverá a decorar sus muros, que no se merece ese honor.

Otras palabras del diccionario