Los graffitis de Blu han sido una constante en diferentes ciudades alrededor de Italia y Europa desde 1999, año en que el artista callejero comenzó a pintar en diferentes locaciones. Blu es el pseudónimo de un artista callejero que no ha querido revelar su verdadera identidad, y a partir de su firma se ha convertido en un referente del graffiti callejero. La historia de Blu y su llegada a la popularidad comienza en 1999 con una serie de firmas ilícitas en el centro histórico y en los suburbios de la ciudad italiana de Bolonia.

Al principio los graffitis Blu tenían un estilo tradicional, utilizando pintura en aerosol y creando firmas y dibujos poco llamativos. Hacia 2001 el estilo puramente Blu comenzó a tomar forma, con el uso de pintura para casas y otros tipos de brochas y pinceles para darle mayor intensidad a su vocabulario visual. Los diseños de graffitis Blu incluyen dibujos sarcásticos y dramáticos, con aspectos que recuerdan a los comics y a los juegos de salones arcade de los años 80. Bolonia es la ciudad que más graffitis Blu posee y en donde más se reconoce la influencia de este gran grafitero italiano.

Creaciones colectivas

En las primeras épocas de Blu otro aspecto muy popular fue el del trabajo colectivo. Otros artistas callejeros como Sweza, Run y Dem lo acompañaban en sus salidas nocturnas. Juntos, cada uno de estos artistas iba explorando su propia forma de comunicarse con el resto de la comunidad grafitera, pero compartiendo la intensidad y la experiencia de creación colectiva que supone encontrar un muro y empezar a plasmar allí una obra.

En un principio los graffitis de Blu aparecían únicamente en murales, pero luego la comunidad artística empezó a reconocer el valor de sus piezas. En numerosas ocasiones las galerías de arte le han pedido que participe en muestras personales o colectivas, llevando sus creaciones a otro público.

Graffitis Blu por el mundo

Italia no es el único país donde los graffitis Blu han sido reconocidos como grandes piezas artísticas y de valor comunicativo. En América Central y América del Sur participo en festivales como Murales de Octubre; hay murales de Blu en Ciudad de Méjico, Guatemala, San José y Buenos Aires. También viajó por Europa llevando su arte a ciudades de Austria, Inglaterra, Alemania y España.

Con un estilo propio, fuerte y distintivo, Blu es un artista grafitero que se ha convertido en señal de identidad para muchos jóvenes que quieren salir al mundo del arte callejero para dar su mensaje de forma única.

Si te gustan los graffitis, te recomendamos leer

Graffitis en habitaciones
Cómo dibujar graffiti paso a paso
Cómo hacer graffitis
Grafitero Seen
Grafitero Tifón
Grafitero Muelle

Ciudades en las que te recomendamos contratar grafiteros profesionales

Murcia
Malaga
Ibiza
Valencia
Barcelona
Madrid
Zaragoza