Tatuajes de copos de nieve

El agua helada que se desprende de las nubes en cristales sumamente pequeños, que se agrupan  al caer, y  llegan al suelo en copos blancos, se denomina NIEVE. Es resultado de un fenómeno meteorológico en el que los cristales de nieve adoptan formas geométricas, formados por partículas ásperas de un material granular.

Todos hemos visto imágenes de la nieve, reales, en cine o televisión; y nos hemos quedado pasmados ante la belleza de ese paisaje, de ese elemento. Los habitantes de países donde no nieva nunca, se sobrecogen cuando contemplan el manto blanco de la nieve, la sutileza de su tacto y la descomposición de su textura. Esa textura es la que nos hace descubrir los pequeños cristales que forman la nieve.

Un copo de nieve es una maravilla de la naturaleza, en la que apenas reparamos para  conocer su belleza y la magia que destilan esos pequeños cristales de seis brazos perfectamente simétricos, esas estrellas de hielo que suponen un espectáculo en sí mismas. Estas estructuras hexagonales se crean cuando el vapor de agua de las nubes se empieza a congelar por las bajas temperaturas. Este proceso natural hace que se genere un cristal de hielo con unas pequeñas estructuras, los denominados “cristales madre” en distintos tamaños. Las moléculas de agua que caen en la estructura del copo se van extendiendo alrededor de los cristales madre y forman un conjunto rígido que adopta siempre esa forma, con esos seis brazos de hielo, porque esa simetría de hexágono les da su estado más estable.

Podría parecer que todos los copos son iguales, pero no es así, aunque a simple vista puedan parecer iguales. La temperatura, la humedad y la altitud son las características principales que determinan las diferencias entre uno y otro. Es decir, cada copo de nieve es un espectáculo único, un milagro de belleza natural.

Significado de los tatuajes de copos de nieve

El verdadero significado de los tatuajes de copos de nieve puede reflejarse en la fragilidad de la vida y en el optimismo que nos invita a aprovechar y disfrutar de la vida ante su fragilidad. Invitan como un “Carpe diem”. También pueden simbolizar la tranquilidad, pureza, inocencia, renacimiento.  O ser singular, ser diferente , dentro del grupo social .

Además del color negro y blanco, estos tatuajes admiten más colores. Alguno de ellos pueden ser el azul, el rosa, combinados con blanco o en una gama de ellos y el púrpura. Pueden ser tatuados en grande, como un copo de nieve, o varios copos más pequeños de forma agrupada. Hay que recordar que al ser hexagonales, tienen seis brazos simétricos y necesitan repartir correctamente el espacio.

Se pueden hacer tatuajes  complejos con copos de nieve adornando el conjunto, es decir sirven también para acompañar diseños con elementos de naturaleza o de la vida animal. Se puede hacer un barrido para que el conjunto tenga dinamismo. La espalda, los hombros , los tobillos  y los brazos son lugares indicados para ello.

Cuando vuelvas a estar rodeado de nieve, no olvides mirar con detalle los copos que te rodean.Es un espectáculo único y tan efímero, que puede durar unos pocos segundos cuando empiece a desdibujarse ante tus ojos.