Tatuaje de chupetes

A la hora de grabar un determinado diseño con tinta en la piel, más allá de las tendencias y modas del momento, hay que tener muy en cuenta los propios gustos y preferencias personales. Los tattoos, más allá de un gran sentido estético, tienen un significado y simbolismo de lo más especial. Así, la gran mayoría de las personas se animan con ellos como un modo de expresar algo al resto del mundo, como el amor que sienten por sus hijos.

Es ahí donde entran en juego los tatuajes de chupetes. Y es que pocos elementos representan el amor que un padre o una madre siente por sus hijos que este. El amor más puro y tierno que existe, con el chupete como símbolo de los primeros meses de vida y la pureza y el amor que ello encarna.

¿Qué significa el tattoo de un chupete?

A continuación señalamos cuáles son los significados que más frecuentemente se le dan a este tipo de tatuajes.
● Nacimiento de un hijo: una de las principales razones por la que muchísimos padres se tatúan un chupete en una determinada zona de su cuerpo es para recordar por siempre el primer instante en que conocieron a sus hijos. Un recuerdo muy especial que se lleva para siempre grabado en el alma, pero que también se puede grabar en la piel con un tattoo.
● Unión: hay quienes se animan a grabar en su piel un chupete junto con un lazo o una cadena. Representa de algún modo la unión que mantienen los padres con sus hijos; un amor puro y verdadero que durará toda la vida,
● Infancia: aunque no es el significado más habitual, también hay personas que se animan a grabar en su piel un chupete acompañado de un caramelo. Pues bien, en este caso lo hacen para recordar en todo momento su propia infancia. Se trata por tanto de una manera de no olvidar nunca al niño que llevan dentro.
Diseños de tatuajes de chupetes

Aunque hay quienes apuestan por tatuarse un chupete en su piel sin más, en la gran mayoría de los casos este elemento se acompaña de otros que le aportan un mayor significado y, sobre todo, valor a quien lo porta.

Una opción excelente es complementar el chupete con el nombre de los hijos. Este tipo de tattoos quedan muy bien en cualquier zona del cuerpo; hay quienes apuestan por un tatuaje en grandes dimensiones que ocupa la totalidad del antebrazo, y hay otros que prefieren algo más discreto y prefieren un diseño pequeño para grabar en la nuca o en la muñeca.

También hay quienes acompañan el diseño de un chupete con un dibujo. Seguro que tienes algún dibujo que tu hijo te regaló durante su infancia con todo su amor. Pues bien, grabar este diseño en tu piel es una de las opciones más personales y bonitas en relación a los tatuajes de hijos que existen.

Y, por supuesto, la fecha de nacimiento, La opción más tradicional es hacerlo con números arábigos, pero tienes muchísimas más opciones disponibles: griegos, hebreos, egipcios… Puedes tener en cuenta tanto tus propios gustos como los de tu hijo para escoger aquel alfabeto del que tomar los números. Generalmente, son tattoos pequeños que quedan muy bien en zonas como las costillas, detrás de las orejas o incluso en la nuca.

En numerosas ocasiones hemos hablado de lo importante que es escoger diseños que realmente representen y signifiquen algo para quien los porta. Si te dejas llevar únicamente por la estética de un determinado diseño, o porque un dibujo dado esté de moda, lo más seguro es que te acabes aburriendo del tattoo en apenas unos meses tras su realización.

Así, los tatuajes de hijos son un acierto seguro porque no hay nada más especial e importante en el mundo. Si quieres apostar por un diseño que realmente tenga significado para tí y que nada más verlo te recuerde a la parte más positiva de tu hijo, sólo tienes que pensar en todo lo que te une a él y las cosas que compartís juntos.

Hay quienes se animan con este tipo de tattoos en blanco y negro, mientras que hay otros que los prefieren a todo color; depende básicamente de tus gustos y preferencias, así como del tipo de diseño por el que apuestes.