Boombox o Ghetto Blaster

Un boombox es un reproductor de música portátil transistorizado que cuenta con una o dos grabadoras, reproductor de casete, reproductor de radio AM/FM y un asa para ser transportado. El primer boombox apareció en el año 1966; a partir de la década de 1980 este dispositivo pasó a fabricarse con reproductor de CD.
En el boombox, el sonido se transmite a través de un amplificador y dos o más altavoces, alcanzando volúmenes especialmente elevados. No obstante, el deseo de conseguir unos sonidos graves aún más potentes hizo que los boomboxes se fabricasen cada vez más grandes, llegando a alcanzar el tamaño de una maleta. Asimismo, la mayoría de estos reproductores han funcionado desde sus orígenes con baterías, lo que provocaba que hasta el boombox más modesto pudiese ser bastante pesado y voluminoso.
Características técnicas aparte, lo que hace verdaderamente especial al boombox es el importante papel que jugó en pleno desarrollo del movimiento hip-hop en EEUU. Durante los años 70, este reproductor fue muy utilizado en las calles neoyorquinas donde diferentes jóvenes afroamericanos e hispanos daban forma a la cultura urbana. Algunos reproductores boombox como el JVC RC-M90 o el Sharp GF-777 fueron fundamentales para el despegue del hip-hop, convirtiéndose en los auténticos reyes de las batallas musicales. Además, grupos y artistas relevantes de la época como The Clash, Beastie Boys o Schoolly D se dejaban ver a menudo con un boombox, lo que incrementaba el interés por dicho reproductor musical.
Sin embargo, algunas personas contrarias al nacimiento y expansión del movimiento hip-hop criticaron muy duramente el boombox, llegando a solicitar su prohibición en las calles. De hecho, en lugar de referirse a este reproductor de música como boombox lo llamaban ‘ghetto blaster’ (pistola del guetto). De esta manera, hacían que el boombox pareciese un instrumento casi violento utilizado por comunidades o minorías étnicas con las que algunos ciudadanos no querían convivir.

Orígenes del boombox o ghetto blaster

El primer boombox data del año 1966 y fue desarrollado por la marca Philips en los Países Bajos. Bajo el nombre de Radiorecorder, Philips lanzó al mercado un aparato que permitió por primera vez que las transmisiones de radio pudiesen grabarse en cintas de casete sin necesidad de usar cables o micrófonos. La calidad de sonido de las primeras grabaciones fue muy pobre, pero pronto llegaron la introducción de grabación estéreo, las cintas de cromo y la reducción de ruido. Alguna otra marca europea como Grundig imitó a Philips y trabajó en la fabricación de dispositivos similares.
Otro país que se implicó mucho en la producción de buenos boomboxes fue Japón. En la década de 1970, las marcas japonesas se hicieron con gran parte del mercado de boombox europeo al ofrecer un producto de coste razonable y buena calidad. Poco a poco, los japoneses crearon boomboxes diferentes en cuanto a diseño y tecnología. Sus reproductores incluyeron avances como bocinas extraíbles, receptores de televisión o reproductores de CD. Entre las marcas japonesas de boombox más importantes se encontraban Aiwa, Sanyo, Hitachi, JVC, Panasonic, Sharp, Sony y Toshiba.
En los Estados Unidos, la producción del boombox quedó en manos de firmas como General Electric. Este aparato encontró un gran mercado en las ciudades de Nueva York, Los Angeles o Washington D. C.

Diseño de un boombox

El boombox original está compuesto por dos o más altavoces, un amplificador, un sintonizador de radio y un componente de casete o reproductor de CD. Todos estos elementos se alojan bajo una carcasa de plástico o de metal con un mango. La mayoría de boomboxes se han alimentado siempre con baterías o con cables de CA o CC.
A medida que el boombox vio incrementada su popularidad también aumentó su complejidad. A finales de la década de 1980, muchos boomboxes pasaron a incluir bocinas separadas de alta y baja frecuencia y una segunda casetera para que el boombox grabase tanto desde la radio como desde otros casetes pregrabados. Después llegaron los ecualizadores, los ajustadores de equilibrio, la reducción de ruido Dolby y los indicadores de sonido LED.
Asimismo, desde mediados de la década de 1980 los boomboxes se convirtieron en un símbolo de estatus, por lo que comenzaron a fabricarse dispositivos extravagantes hechos para destacar.
En la década de 1990, además de incorporar el reproductor de CD, los fabricantes de boombox incluyeron otras novedades como un diseño mucho más pequeño y el uso de plástico en lugar de metal. El diseño moderno del boombox suele caracterizarse por el uso de líneas curvas y el uso de plástico negro. En cambio, los modelos antiguos de boombox realizados con metal siguen siendo los favoritos de muchos audiófilos.

El boombox hoy

La llegada del walkman y de otros dispositivos electrónicos más avanzados en los años 90 se tradujo en una pérdida de popularidad para el boombox. La posterior entrada de los reproductores MP3 y de teléfonos móviles con muy buen sonido tampoco mejoraron la situación de los boomboxes.
Sin embargo, aunque las cifras de ventas no se parezcan a las de hace unas décadas, algunos nostálgicos todavía son fieles al boombox, especialmente al más actualizado: ese que admite formatos MP3 y WMA, que tiene puerto USB, que dispone de ranuras para medios de memoria flash como SD, MMC, SmartMedia o Memory Stick, que puede conectarse con el iPod… Además, desde el año 2010 muchos boomboxes utilizan la tecnología Bluetooth (Stereo Bluetooth o A2DP). De esta forma, es posible enviar audio al boombox desde un dispositivo Bluetooth compatible, como un teléfono móvil o un reproductor de MP3 con Bluetooth. Un ejemplo de este modelo de boombox es JAMBOX, un altavoz “inteligente” que reproduce audio y funciona asimismo como altavoz para llamadas de voz .
Otra marca que fabrica modelos modernos de boombox con puerto USB y tecnología Bluetooth es Auna . En su caso, los reproductores mantienen un diseño muy similar al de los boomboxes de hace unas décadas.
Quien desee tener el boombox rey y disponga del dinero suficiente todavía puede encontrar algún JVC RC-M90 a la venta . Todo un lujo para audiófilos y coleccionistas.

Otras palabras del diccionario de Hip Hop