Blog

antoniom
01/02/2018
Blog de Rotulación a mano No hay comentarios

Dibujos en pizarra para un restaurante

pizarra bar con la carta
Cuando pensamos en una pizarra, prácticamente todos nosotros la relacionamos con el colegio. No obstante, en los últimos años la pizarra de tiza ha cobrado una cada vez mayor relevancia en el mundo de la decoración. Cada vez son más los negocios y hogares que apuestan por colocar pizarras a modo de elemento decorativo. Y la verdad es que quedan muy bien; aportan un toque muy chic, con un cierto estilo industrial, a cualquier espacio.

¿Cómo hacer dibujos en pizarra?

Si tu también estás pensando en decorar un determinado espacio con dibujos en pizarra, aquí van algunas ideas.

Factores a tener en cuenta para conseguir los mejores dibujos en pizarra

Lo primero a tener en cuenta es que la pizarra es un material oscuro. Por lo tanto, si el espacio no es demasiado grande, mejor apostar por un pequeño mural. En cambio, si el espacio es más grande, como por ejemplo un restaurante, ya se pueden hacer paredes de pizarra.

Una vez el punto anterior claro, hay que prestar especial atención a la imagen de marca. De ello dependerá básicamente la tipografía a elegir, así como el tipo de dibujo. Si por ejemplo estamos en un restaurante de lujo, la letra cursiva es una opción estupenda; denota elegancia y sofisticación. Si en cambio se trata de un restaurante de comida rápida al que van grupos de amigos y familias, mejor una tipografía más animada, incluso a modo de grafitti.

Ideas para dibujos en pizarra

Ahora vamos con algunas ideas que pueden ser de inspiración para lograr una decoración de restaurante de diez con dibujos en pizarra.

  • Platos destacados: llenar la pared de pizarra de un restaurante con la carta del mismo puede resultar agobiante para los clientes. Por lo tanto, lo mejor es apostar por escribir en ella dos o tres platos destacados, junto con un dibujo de cada uno de ellos para que resulte más visual, y el precio. Una herramienta de marketing de lo más efectiva; seguro que los clientes tienen esos platos en consideración.
  • Espacio en blanco: a la entrada del restaurante, en el espacio en el que los clientes deben esperar para que les den una mesa, se puede colocar una pizarra en blanco, en la cual puedan escribir sus opiniones a la salida.
  • Exterior: claro que las pizarras de tiza no se tienen por qué colocar únicamente en el interior del establecimiento. Es más, en el exterior pueden dar muchísimo juego a la hora de atraer clientes. Simplemente hay que buscar la originalidad y la diferenciación; un texto acompañado por un dibujo siempre es una muy buena opción.

Como puedes comprobar, los dibujos en pizarra tienen un millón de posibilidades en un local.

Comentario