Tatuajes Trash Polka

Este estilo de tatuajes nació en Alemania en la ciudad de Würzburg, y se puede decir que su estilo es underground, mezclando el hiperrealismo y el arte abstracto.

El hecho de haberse popularizado tanto el tatuaje en general, ha contribuido a buscar alternativas diferentes, a personalizar  los tatuajes, en definitiva a crear diseños y estilos nuevos y sorprendentes, como el Trash Polka.

Esto es lo que ha sucedido con  el Trash Polka, que mezcla dos posibilidades que podían parecer contrapuestas, como son el marcado realismo con el arte abstracto; es decir, clásico y moderno. Los tatuadores Simone Plaff y Volko Merschy son los creadores de este original estilo, aunque se ha extendido por otros países, adoptando su estética y aumentando su éxito.

Los elementos realistas se mezclan con formas geométricas o con elementos abstractos  a modo de manchas, resultando un conjunto vivo, dinámico, confuso o desordenado, pero lleno  de expresividad.

Los elemento comunes del diseño son  la tecnología, la humanidad, el pasado, presente y futuro que se entrelazan. Para integrar la composición se realizan líneas variadas , figuras elementales geométricas, como cuadrados, círculos, fragmentos de dibujos en miniaturas, letras, formas decorativas del mundo urbano, amalgama de detalles… de tal forma que el resultado puede ser parecido al mundo Punk y es compartido por personas de carácter duro, transgresor, fuertes de ánimo, que no buscan la mera complacencia del tatuaje, sino transmitir fuerza y seguridad. Esto se consigue con esa oposición de elemento contrastados.

Es obvio, que los colores son oscuros, dominando el negro y el rojo, puros o degradados; aunque actualmente se han añadido otros colores, como naranjas y algún azul.

Este estilo busca el impacto y la sorpresa, para provocar un efecto que de otra forma no se lograría. Parece que los diseños están dotados de vida propia y con ello se se pone de relieve la capacidad creativa del artista .

Es un estilo valiente y atrevido.