Throw up – Flop – Vomitado

El throw up o vomitado es un estilo de graffiti que divide a la comunidad del spray. Para algunos, el throw up no es más que un graffiti chapucero que, maltratando a unas letras burbuja poco definidas y nada pulidas, tan solo sirve para dar a conocer el apodo de un graffitero por toda la ciudad. Es decir, es el graffiti más adecuado si lo que se busca es bombardear calles y otras zonas públicas. El diseño del throw up es mínimo y cuenta con rellenos muy básicos y espontáneos.

Recelo entre graffiteros

El throw up es un estilo de graffiti que cosechó un especial éxito durante las décadas de 1970 y 1980 en Nueva York. En ese momento, los vagones de metro de las líneas subterráneas neoyorkinas se llenaron de vomitados que hicieron famosos a artistas como IN, Seen o Cope2.

IN fue uno de los pioneros en esto del throw up y muchos imitaron su estrategia de firmar con tan solo dos letras. En aquel momento, bombardear un convoy también exigía muchísima rapidez. Con un pseudónimo monosilábico y un diseño que llegaba a ser bastante pobre, el tiempo de ejecución era mínimo.

En algunas ocasiones a IN le sobró tiempo para decorar el ancho del vagón al completo con su firma en bucle. Algunos graffiteros que defienden una versión más trabajada y concienzuda del graffiti consideran que el throw up o vomitado está muy por debajo del whole car o el wildstyle en cuanto a calidad.