Skinny Cap

El aerosol es uno de los instrumentos más utilizados por parte de los graffiteros a la hora de realizar sus diseños. Pues bien, teniendo esto en cuenta, se conoce como Skinny Cap a las boquillas que se ponen en los botes de pintura y que realizan un trazo fino por la que sale la pintura.

En el mercado podemos encontrar una gran selección de modelos disponibles; en función de los resultados deseados, los graffiteros pueden utilizar aquel que consideren más oportuno: salida más ancha y fluida (fat cap), salida más concentrada…

Escoger correctamente el Skinny Cap define en gran medida el buen resultado del diseño en cuestión. Y es que es necesario aplicar la pintura en su medida y precisión exactas.